De todo, como en botica. En prosa o en verso, con rima o sin rima. Experiencias, sentimientos. Propios o ajenos, no importa. Es la palabra sencilla y fuerte con que me me gusta expresarme. La palabra que es un poco mía, un poco como soy.

Seductora y sumisa.


Mi hombre, y su suave melodía... Me encanta. Contorneo mi cuerpo al compás de la música.
Sin derecho a pataleo, dejo que me observen por unas míseras monedas, y siempre termino enroscada.
Un día de estos me rebelo y no salgo del canasto.




***





1 comentario:

Elizabeth Wojnarowicz dijo...

Qué ocurrente mi amiga!!!Lo de seductora te va...lo de sumisa...hmmm
jajaja